El algoritmo: el gran rey del marketing online. Siempre se dice que en las redes el contenido es el rey, pero de nada sirve si no tiene una buena sinergia con los algoritmos. Esto puede hacernos destacar sobre los demás o invisibilizar un buen contenido.

Hace solo unos años se pensaba que la inteligencia artificial (IA), el marketing basado en datos y el uso del procesamiento del lenguaje natural (PLN o NLP, Natural Language Processing) en el SEO (optimización de motores de búsqueda) era algo muy ambicioso que rayaba en la ciencia ficción.

Sin embargo, empresas de todos los tamaños implementan estas innovadoras tendencias de marketing digital. Lo hacen para lograr y mantener un posicionamiento adecuado que le permita mantenerse delante de las otras marcas con las que compite en el mercado.

Una tendencia sobresaliente en la tecnología de marketing

El uso de algoritmos y la automatización de marketing son las tendencias más sobresalientes de la tecnología. Los especialistas de esta disciplina cada vez los usan más debido a que el público ha ido sustituyendo los medios tradicionales por los digitales

En el maketing digital se emplean cada vez más los algoritmos. Si se cuenta con los datos adecuados, son capaces de automatizar decisiones que permiten reducir gastos y maximizar el rendimiento de las acciones de marketing. Los algoritmos son métodos ordenados y precisos que se pueden aplicar a cualquier problema, sea grande o pequeño.

Un algoritmo se diseña para reducir una decisión compleja a acciones sugeridas que son mucho más sencillas. Los algoritmos de marketing toman datos complejos y los utilizan para determinar patrones o determinar evidencia objetiva. A partir de ello sugieren una determinada acción a seguir.

Por ejemplo, un algoritmo toma los datos producidos por miles, o cientos de miles, de interacciones de correo electrónico con la finalidad de determinar el mejor momento para enviar un correo electrónico. Esto permite optimizar las campañas de mailing ya que es posible determinar el momento más probable en que destinatario abra un correo electrónico e interactúe con su contenido.

El marketing emplea tácticas modernas para crear campañas personalizadas dirigidas a personas específicas, no se limitan solamente a grupos demográficos. Los algoritmos son capaces de poder definir a qué personas se debe llegar, sin necesidad de que los usuarios o clientes se registren, al analizar gráficos de identidad y seleccionar a las personas en función de sus atributos.